Translate to your language/Traduisez/Traduzione

viernes

El largo camino de la infancia

El largo camino de la infancia

Cuando un hijo alcanza esa imprecisa edad en que aún no es adolescente pero va dejando de ser niño. Cuando un hijo empieza a querer reafirmarse, pero aún es suficientemente niño para abrazarte y besarte con cualquier pretexto. Cuando a un hijo le brillan los ojos de ilusión con un juguete pero empieza a mirarse las compañeras de clase de otra manera, te das cuenta que está al principio de un largo camino. Y le ves avanzar, y lo vigilas suficientemente lejos para que no lo note pero suficientemente cerca como para poder socorrerle con una pequeña carrera y le orientas para que no se meta en lo más oscuro de los bosques de la vida. Y lo ves avanzar, y te enterneces, y te acuerdas de cuando tú tambien eras un niño, de cuando tú también eras el hijito. Florece una sonrisa agridulce, ha llovido mucho desde entonces. Y sigues atento a su camino y te das cuenta de cuánto lo quieres, de que lo quieres lo suficiente para dejarle que siga su camino y descubra por el mismo, las piedras y las zarzas de espino, pero también las flores y el canto de los pájaros.
Y, por si acaso, le sigues abrazando y besando cada día porque sabes que algún día no muy lejano te dirá "Quita papá , ¡que pesado eres!".

12 comentarios:

Con Un Par de Sensores dijo...

Fantástica fotografía, Josep! Me gusta la fuerza metafórica que tiene y, sobre todo, ese marco (¿como lo has conseguido?). Pero esta vez me quedo con tu pie de foto. lleno de sensibilidad y realismo. Genial combinación.

besos

Manolo dijo...

El rojo del niño parece indicar que no le perderás de vista según vaya adentrándose en los procelosos caminos de la vida. A él le dará seguridad saber que tú estarás atento.
Muy bueno el tono envejecido de la imagen, hace que destaque más el muchacho. El marco, también.
Un abrazo

Víctor Manuel Pizarro dijo...

Veo muchas cosas en esta fotografía, principalmente una genial metáfora del mundo difícil que le espera al niño. Se adentra en un bosque oscuro, amenazante, siguiendo la claridad de un camino que se pierde al fondo y que no sabemos donde termina, ni adonde va. El centro de atención es el niño, con ese rojo al que se dirige la mirada...en fin, tantas cosas bien expresadas...

Saludos

Ramon Portillo dijo...

No será ni el primero ni el último, pero seguro que para tí es el más importante...

Es curioso cómo cambian las escalas temporales, debe ser la relatividad, largo periodo para ellos, miramos atrás y recordamos corto el nuestro... melancolía de la infancia :-(

Luis Calle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Calle dijo...

Las etapas del tránsito vital del hombre y lo metafórico de la imagen quedan muy bien reflejadas con tu pié de foto que le da más fuerza que el tratamiento en si... no puedo opinar lo mismo del marco, que distrae demasiado de lo esencial e importante: el niño y el camino. Pero en fin te perdonamos esta "licencia" en aras de la contínua experimentación que te caracteriza.
Un abrazo

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...casi me emociono con ese texto que podemos hacer nuestro, (cualquier padre).
La niña ya me va hacer los 15, y ya me dice, ¡que pesado eres!, y el zagal tiene 7, y lo como a besos, y "aprovecho" de estar con el más que con mi hija, que pensamos que no se hacen mayores, y mira, ... cuando nos damos cuenta,... .
La foto muy bien acompañada con ese texto!
Un saludo

ANRAFERA dijo...

Bonita toma y muy bueno el texto. Saludos.

XuanRata dijo...

En eso estamos, amigo, y ojalá tardemos en perder el paso y esa referencia visual que se aleja y de algún modo también nos guía.

haideé dijo...

Dudé en decirte esto, pero ahí va:
¿No te preguntas que si tu hijo reacciona así "quita papá, ¡qué pesado eres!"es que no has sabido transmitirle la importancia de las emociones y las expresiones afectuosas espontáneas, a cualquier edad?
¿Quizá porque a ti tampoco nadie te lo dio a conocer?
Para mi una cosa es saber que un día a de ser libre y otra bastante distinta que no sepa que es la libertad, y esta tiene que ver con las emociones, ineludiblemente. Ya hay bastantes analfabetos emocionales. Las niñas, por ser mujeres, también han de ser libres, pero ellas parece que si están más en contacto con sus emociones, ¿por qué no un niño, por ser hombre? ¿Por qué ponemos constantemente barreras a lo mejor de nosotros mismos adelantando acontecimientos, además en sentido negativo?

En fin Josep, esta es mi reflexión. El mundo para mi es algo bien distinto...

A mi siempre me gusto estar y andar sola entre la naturaleza :)
Un abrazo

Carol Guerra Hidalgo dijo...

Si el texto es bueno la foto mejor. GENIAL, besos amigo

lasiate dijo...

Bizarre, j'ai toujours trouvé que le chemin s'élargissait devant moi au fil des années. Plus j'apprends plus je connais mon ignorance.
Très belle image forte de symboles

Europe Photobloggers

Buscador universal de información fotográfica

Loading

Mi lista de blogs